domingo, 6 de septiembre de 2009

Eneagrama: Eneatipo Uno

En esta entrada voy a profundizar en el eneatipo Uno, cuya pasión o rasgo principal es la Ira.
Esta ira que tiene que ver con lo divino. Le da el permiso el nombre de dios y la justicia, “Esto es justo”. Ira moralista; uno se da permiso para hacer las cosas. Tiene la razón de lo divino. Puede decir, “convénceme”, pero ya tiene su idea fija, preestablecida. Están por encima del bien y del mal. En líneas generales, es la perfección.

Su rasgo: El perfeccionismo. Tratan de huir de su miedo a ser censurados, empeñándose en ser perfectos. Se trata de un tipo racional, idealista. Además es detallista. Se pierden en el detalle de forma trágica, como si fuera lo más importante del mundo.

Su voz es pausada, cortada, con entonación; respetan las comas, los puntos y aparte. Cierto regodeo en esa forma de llamar la atención.

Abundan en su lenguaje los “deberías”, el deber siempre desde lo correcto. Se permiten la autocrítica, pero no que les critiquen, ya que consideran que el resto son bárbaros, no son dignos.
Limitación en la creatividad porque el pensamiento está tan encadenado que no hay espacio para variaciones. Pensamiento lineal, cartesiano, “Esto es consecuencia de...”. Sentido de que son los que tienen razón; lo inesperado no tiene lugar.
Buen carácter para la administración. Lo lúdico les cuesta. Carácter serio, hierático, distante. Gran facilidad de pasar de una página a otra.
Resentidos, siempre tienen la razón. Sentimientos de ser más éticos, más críticos; esfuerzo para ser correctos. Poca valoración del placer propio y ajeno. Exigentes y, sobre todo, intolerantes.
Odian perder el tiempo. Sentimiento de culpa, de que las cosas se podrían hacer mejor. El bien lo relaciona con el tiempo, es decir, si se hace algo en menos tiempo es mejor.
Se sienten prácticamente obligados a ser honestos. Ser justos es importante para ellos. No entienden que su idea no sea válida aunque se le den razones. Descalifican. Se mueven entre lo bueno y lo malo. Lo correcto en relación a la justicia moral.

Los Uno pueden escapar de su trampa reconociendo sus nada realistas expectativas sobre sí mismos y sobre los demás y desprendiéndose de ellas. Empiezan a entender así que los criterios con los que juzgan al mundo no son verdades absolutas.
Del mismo modo que reconocen el valor subjetivo de muchas de sus opiniones, también comienzan a respetar los modos de ver las cosas y las teorías de los demás.

Construcciones humanas

La ira es un hacha que se multiplica,
que te arroja a un mar que queda muerto
como un extenso charco que a nadie le importa.

Después de la crispación de las voces,
de la piel pálida,
de las gotas de sudor en la frente
que nos impone
la escarcha de la nevera del alma
que se descongela.

Después del arsenal bélico de los verbos,
De las miradas gélidas, de los niños
caídos al vacío y prolongados en el tiempo,
después, la soledad insoportable
como un sonido monótono y estridente.

Cesan los ruidos, los pronombres de la selva,
los ciclos naturales de los seres vivos se paralizan,
todos los árboles son arrasados
por una atómica lengua de fuego.

Caes, impactas contra el espejo,
el duro y cerrado cristal de la bóveda
de tu cerebro hecho con viejos y tóxicos
metales herrumbrentos.

La ira: se recogen abundantes muestras de locura,
la sangre del corazón se convierte en barro,
la soledad es la música breve, tenebrosa

de un piano lanzado a la calle
desde la azotea de un rascacielos.

Poema de Víctor Yanes, de su libro "Cuando Yo era otro"
http://vctoryanes.blogspot.com/

2 comentarios:

Jackeline dijo...

Hola estimada blogger
Estuve visitando tu Blog y está excelente, permíteme felicitarte.
Sería un gusto contar con tu blog en mi directorio y estoy segura que para mis visitas será de mucho interés.
Si deseas no dudes en escribirme a jackiexanky@hotmail.com
Exitos con tu blog.
Un beso
Jackie

Aida Esther Pérez Lorenzo dijo...

Gracias por tu felicitación, Jackeline. Cuál es la dirección de tu directorio?