viernes, 1 de mayo de 2009

Biogestalt: Las emociones

Las emociones son estados afectivos de mayor o menor intensidad y de corta duración. En ellas no media la parte intelectual. Los sentimientos, en cambio, son estados afectivos de baja intensidad y larga duración. En ellos interviene un componente cognitivo, como por ejemplo, en el sentimiento de culpa.

La tristeza viene dada por la frustración. Posiblemente, de niños no podíamos expresar la tristeza, pero quizá tampoco había motivos para estar alegre. La frustración está en relación con la búsqueda de satisfacción, de bienestar. A lo largo de nuestro proceso de vida, vamos pasando por diferentes estados de emoción. Los estados emocionales básicos son tres: alegría, tristeza y rabia. La rabia es una emoción que se reprime de niño, muchas veces bajo amenazas como, por ejemplo, “como no te portes bien, se lo digo a tu padre”. No hemos aprendido la posibilidad de la expresión. ¿Qué emoción hay debajo de otra emoción? por ejemplo, es frecuente esconder el dolor bajo la rabia.

También en muchas ocasiones, no existe una sintonía entre la expresión corporal y la emoción, así por ejemplo, somos capaces de expresar algo doloroso sonriendo o decir que estamos tranquilos con tics muy evidentes. Si no encontramos nuestro propio dolor, ¿cómo nos vamos a amar? Soy un ser que siente dolor (no que sufre). El dolor da cabida al amor, a la comprensión. Por ejemplo, una separación, tome uno la decisión o no, de la pareja, de un amigo, por la muerte de un ser querido, etc., causa dolor porque da eco a otra separación y a otra, hasta llegar al corte del cordón umbilical (pérdida del paraíso). Ver esta secuencia de separaciones sirve para desdramatizar, al darnos cuenta de cuántas separaciones hemos tenido y cómo las hemos superado.

Dibujo de Iman Maleki




Acompaño esta entrada al blog con un vídeo musical de uno de mis autores preferidos: Rodrigo Leao

3 comentarios:

María José Belda Díaz dijo...

Entrañable recordatorio, interesante reflexión que comparto contigo.
Besos. María J.B.

Aida Esther Pérez Lorenzo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Víctor Yanes dijo...

descubrir que hay detrás de la rabia es un arduo trabajo de redescubrimiento y sobre todo de luchar contra la frustración de la ignorancia. La ignorancia es una pseudofelicidad